El canon

 

 

 

 

 

 

 

 

Mientras tanto, la Idea de Belleza, celosamente guardada en las profundidades del Auto Sacramental es trasladada —por los mismos intereses de la conquista— al deslumbrante brillo que, con toda facilidad para el espectador, le ofrece la televisión en color en medio de su litúrgico murmullo. El canon milenariamente destilado por edades y culturas, canon que fue creado y manipulado por los sacerdotes para formar una iconografía religiosa, es hoy día utilizado en el diseño de otra iconografía —ésta vez industrial—bajo los auspicios de las compañías multinacionales. El erotismo de la curva, el brillo de lo carnal que en la Naturaleza sólo se ofrece en forma pasajera y puntual, es apresado por hábiles maquetistas y realzado la décima de segundo necesaria para que el receptor —despojado ya de árboles, atardeceres y arroyos— acepte el último modelo de frigorífico al borde del orgasmo.

Texto: “De la naturaleza y las Culturas”. Publicado por Área de Cultura-Museo, Ayuntamiento de Palma del Río en 1992, fragmento) (Imagen: Reflexión en torno a un objeto. Técnica mixta, vidrio serigrafiado sobre lienzo y madera. Detalle. 200 x 400 cm. 1991)

21 diciembre 2017Enlace permanente