Entrega toda la luz posible

 

 

Entrega toda la luz posible ya que su acto está ungido de potencialidad transformadora, haciéndolo con toda la eficacia y la delicadeza de que es capaz. Con esa actitud denuncia a aquellos que, a la manera de los sacerdotes, se abrogan la exclusividad del saber. Desenmascara a los que hablan del Arte y de la Belleza como de algo preciso y definitivo, a los que usan toda la parafernalia mitológica para colocar sucedáneos. Rebate a los que circunscriben la creatividad a unas cuantas disciplinas que —como la Pintura o el Cine— se hallan institucionalizadas como “creadoras“. A ellos los saca de su error, de su estrecha visión del hecho creacional para que de una vez por todas se reconozca y se asuma que todo ser humano, todo ser vivo, todo ser es un acto constante de creación, de una creación, de la Creación.

Todo ello lo dice sin delegar en nada ni en nadie, viendo el pasado disuelto en la nada, en un presente de desdicha y gloria. Y lo habrá de seguir diciendo hasta el día en el que el lenguaje plástico sea asumido por la comunidad al menos hasta el mismo nivel en que lo están otros lenguajes —como la Música o la Poesía—, cuando accedamos a nuestra geometría profunda a través de nuevas percepciones asociadas a nuevos significados. Tendremos acceso a esas criaturas que están como ánimas en nuestro purgatorio neuronal, redimiéndolas con la conciencia, desgarrando al fin los velos de aquello que se nos presenta como una realidad separada.

Texto: “De la naturaleza y las Culturas”. Publicado por Área de Cultura-Museo, Ayuntamiento de Palma del Río en 1992, fragmento) (Imagen: De la Naturaleza y las culturas. Técnica mixta sobre lienzo. 130 x 640 cm. 1991)