Fusión estructural

 

 

 

 

 

 

 

 

En éste tiempo donde tan necesarias son las síntesis, en ésta edad ecléctica en la que conviven todos los estilos y escuelas, donde se ha perdido aparentemente la antorcha clara de la vanguardia, el artista intenta unir conceptos y sistemas hasta ese momento antagónicos y contradictorios. ¿Quién podía imaginar hace apenas veinticinco años la fusión estructural entre planteamientos tan diversos como eran el Expresionismo Abstracto euronorteamericano, con su acento puesto en el gesto, en la libertad personal, en el instinto, y los postulados de la abstracción geométrica, tan rigurosa en sus planteamientos formales, tan ansiosa de objetividad?. Y sin embargo Naturaleza y Cultura son realidades que conviven en nuestro interior como contradictorias gracias a esa naturaleza reflexiva que nos impregna.

El artista ha partido ya de la imposibilidad de copiar la Naturaleza de forma convincente y total. Hasta las formas del llamado Gran Realismo están impregnadas de una suerte de idealización cuando no son el resultado de sofisticados métodos conceptuales, de subjetivismo conceptualizado a través de los sistemas de representación, de las técnicas. Ha partido también de su propia subjetividad aceptándola en sus expresiones más arbitrarias y caprichosas, encontrándose con diferentes realidades: Por un lado gestos más o menos inconscientes, liberadores de la emoción, fuente de sentimientos primarios como las manchas cargadas de color, y por otro lado las construcciones que seguían modelos geométricos, expresión de ideas generales aceptadas y transmitidas por una tradición cultural. Ambos sistemas de signos los funde sobre la misma superficie como ocurre en su propio interior, donde conviven las emociones, las ideas, los proyectos y los sentimientos más inefables.

Texto: “De la naturaleza y las Culturas”. Publicado por Área de Cultura-Museo, Ayuntamiento de Palma del Río en 1992, fragmento) (Imagen: Nahda. Fresco a la cal, técnica mixta y vidrio serigrafiado sobre lienzo. 1997)

3 febrero 2018Enlace permanente